Inicio Noticias Newswire

Noticias Newswire

Miocardiopatía hipertrófica 101

— Lo que todo estudiante deportista debe saber —

MISSION, KS — 10 de junio de 2024 — (NOTICIAS NEWSWIRE) — Puede que le resulte difícil asimilar la idea de que un estudiante deportista enérgico reciba un diagnóstico cardíaco. Puede que las afecciones cardíacas se asocien más a menudo con personas mayores, pero le sorprenderá saber que la miocardiopatía hipertrófica es la afección más común responsable de la muerte cardíaca súbita en los deportistas jóvenes. De hecho, es la causa del 40 % de los casos de muerte súbita cardíaca.

Se estima que 1 de cada 500 adultos que viven en los Estados Unidos tiene miocardiopatía hipertrófica, según la American Heart Association, pero un porcentaje significativo no está diagnosticado. Más del 80 % de las personas que experimentan esta afección no muestra signos ni síntomas antes de la muerte súbita cardíaca. Si bien la muerte súbita cardíaca es poco común, puede ocurrir durante el ejercicio o después del mismo. Por eso es importante que los estudiantes deportistas y sus seres queridos aprendan más sobre esta afección y hablen con un médico sobre su nivel de riesgo.

Con el conocimiento adecuado y el apoyo de un equipo de atención cualificado, es posible controlar la miocardiopatía hipertrófica con acciones saludables para el corazón a fin de prevenir complicaciones o el empeoramiento de afecciones cardiovasculares como la fibrilación auricular (un latido cardíaco irregular o tembloroso), un accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca. La concienciación y educación sobre la miocardiopatía hipertrófica para deportistas por parte de la American Heart Association es posible en parte gracias a una subvención de la Bristol Myers Squibb Foundation.

¿Qué es la miocardiopatía hipertrófica?

La miocardiopatía hipertrófica es la forma más común de enfermedad cardíaca hereditaria y puede afectar a personas de cualquier edad. Se define por el engrosamiento y endurecimiento de las paredes del corazón. Los ventrículos del corazón no pueden llenarse ni bombear sangre adecuadamente, por lo que el corazón no puede funcionar normalmente.

Existen diferentes tipos de esta afección. La mayoría de las personas padecen una forma de la enfermedad en la que la pared que separa los dos ventrículos inferiores del corazón (el septo) se engrosa y restringe el flujo sanguíneo que sale del corazón (miocardiopatía hipertrófica obstructiva).

Sin embargo, a veces la miocardiopatía hipertrófica ocurre sin un bloqueo significativo del flujo sanguíneo (miocardiopatía hipertrófica no obstructiva). Aún así, el principal ventrículo de bombeo del corazón está engrosado y puede volverse cada vez más rígido, lo que reduce la cantidad de sangre que entra y luego se bombea al cuerpo con cada latido.

¿Cuáles son los posibles síntomas?

Los síntomas pueden incluir:

  • Falta de aire
  • Dolor torácico
  • Palpitaciones del corazón
  • Fatiga

La gravedad de los síntomas puede variar, pero si los experimenta o si tiene antecedentes familiares de miocardiopatía hipertrófica o muerte súbita cardíaca, puede ser una buena idea hablar con su médico para saber si tiene esta afección.

En algunos casos, los síntomas pueden empeorar y pueden aparecer nuevos síntomas con el tiempo, lo que provoca que las personas tengan que hacer frente a efectos más graves y a una menor capacidad para realizar las actividades que les gustan. Esta disminución de funciones puede ser uno de los aspectos más desafiantes de la enfermedad. Mantener a su equipo de atención médica al corriente de cualquier síntoma nuevo o cambiante les permite trabajar con usted a la hora de desarrollar un plan para controlar estos síntomas y reducir su impacto.

¿Cómo se diagnostica la miocardiopatía hipertrófica?

Los antecedentes médicos, los antecedentes familiares, un examen físico y los resultados de las pruebas de diagnóstico son factores que influyen en el diagnóstico. Una prueba de diagnóstico común es un ecocardiograma que evalúa el grosor del músculo cardíaco y observa el flujo sanguíneo del corazón.

 

Si a alguien de su familia le han diagnosticado miocardiopatía hipertrófica, otras enfermedades cardíacas o le han dicho que tiene paredes cardíacas gruesas, debe compartir esa información con su médico y analizar la necesidad de realizar pruebas genéticas. Debido a que esta afección es hereditaria, se deben controlar los familiares de primer grado, que incluyen hermanos y padres.

Obtenga más información en heart.org/HCMStudentAthlete.

Foto cortesía de Shutterstock
Family Features
Fuente: American Heart Association




error: Content is protected !!